Noticias

18 Nov 2018
img-blog

 

Testimonio de Juan Jesús Román, colaborador de IDDEA. 

En un inicio por el nombre que tiene, pensé que era para las personas que tenían consumo de drogas y que se encontraban en el hoyo, yo la verdad no quería participar, pensaba que yo no lo necesitaba, los encargados me dijeron que fuera a una o dos sesiones y que conociera para ver realmente de que trataba, fui y me gustó.

Me gustó mi Grupo de Bienestar, me gustaron los temas y poco a poco veía como mis compañeros iban teniendo cambios; ver como estaban cambiando para bien y saliendo de sus problemas me motivó para ser mejor persona.

Comencé a tener cambios con mi esposa, porque me quedó muy grabado el tema de los la pareja y las sugerencias que daban ahí en los cuadernillos, entonces llegando del trabajo le inicié a preguntar cómo le había ido en su trabajo, cosa que antes no hacía, al principio se sacó de onda, pero después ella también comenzó a platicarme y fuimos teniendo mejor comunicación, eso me ayudó a estar más contento, y también, a tener más acercamiento con mis hijos.

Cuando reflexionamos sobre los temas que tratan de dónde nos veíamos en un futuro, me di cuenta que no quería estar en el mismo lugar siempre, ni conformarme, entonces decidí terminar mis estudios, no fue nada fácil por la edad que tengo, ni por la situación económica, pero, platicando con mi esposa me di cuenta que tenía que superarme y echarle ganas a la vida, ella decidió apoyarme, comenzamos a organizarnos con el dinero y a ver prioridades, así logré seguir con la prepa y ya hasta estoy poniéndole el ojo a una universidad.

 Recomendaría que todos se dieran la oportunidad de vivir  esta experiencia, como me dijeron a mí, hay que asistir varias sesiones para lograr entender de que se trata y darse cuenta que esto puede realmente cambiar vidas.